x   página inicio
   

VIEJOS NEGOCIOS.
LA POSÁ DEL HABANERO.
***************
Pedro Arnedo Bueno
Francisca Arnedo Sáez - Martín Mínguez Almendros

Año 1926

       En el anuario de este año editado por la Diputación Provincial aparece este negocio:
Fondas y posadas: Martín Mínguez Almendros.

        Pedro Arnedo Bueno, llamado El Habanero, rocambolesco personaje, que tuvo que hacer la mili en Cuba, donde al acabar su servicio, se quedó unos años más, en el cuerpo de sanidad.
       Regresó de Cuba y rehizo su vida en Higueruela. Gastó sus ahorros en montar una posada, que le pusieron los vecinos de nombre LA POSA  DEL HABANERO. se caso con Quiteria Sáez Almendros, tuvieron tres hijos, Francisca, nacida en 1880, posteriormente fue quien heredó la posada.

 
El Habanero, Pedro Arnedo Bueno,                          al fondo, la posada del Habanero


Nos lo contó Martín Minguez Carrión

     La posada del habanero, era grande, muy grande con dos plantas, en el chaflán de la calle Santa Quiteria. En la primera planta tenía unas portás grandes para poder entrar con carros y caballerías.    Entrabas a una nave muy espaciosa, para que pudieran pasar los carros y que estuvieran al amparo de la noche. Terminaba la nave con una gran cocina con chimenea tan ancha como era la nave. A la izquierda había un pozo con agua buena que tenía una profundidad de más de cincuenta metros, la cuerda de sacar el agua, un día la sacamos a la calle para medirla y llegaba desde la posá a la casa de Estacazos.
    Detrás del pozo en la nave de la izquierda había una cuadra pequeña, donde se ataba algún animal y también servía de leñero.  A continuación otra cuadra más grande para albergar las caballerías, en la pared tenía un pesebre corrido  que ocupaba toda la pared para que comieran las mulas caballos y burros.
    A la derecha de la nave había un pilar para sujetar parte de la primera planta. Seguido las escaleras. que daban acceso al piso superior. Un poco más adelante varias habitaciones que no he podido recordar en este momento.   

     En la Posada del Habanero, cuando la regentaba nuestro abuelo Martín, la familia de Justi, que vivían en el Sobralejo, era tal la amistad de las dos familias que tenían una habitación en la primera planta de la Posada, con su llave propia para venir a parar a ella cuando les hacia falta.



Dibujo de la planta baja

Dibujo del primer piso.

 
Francisca Arnedo Sáez que heredó la posada, junto a su esposo Martín Mínguez Almendros

      Marcial Sáez con sus 90 años a cuesta el día 24-06-2017 nos dice: Claro que me acuerdo de la posada del habanero. Te completo la información de tu hermano y te recuerdo que en la primera planta tenía tu abuelo, la sastrería, porque era sastre, y también tenían una pequeña bodega. La posá la heredó tu abuela Francisca. Una buena mujer y excelente posadera.
       Y te voy a contar una pequeña anécdota que me ocurrió con tu hermano Martín, que te ha contado estos datos. "Tus padres vivían en Albacete, y un día vinieron al pueblo junto con sus hijos Martín y Paquita, yo estaba también en la posada con mi familia, Martín y yo, crios, nos pusimos a jugar en la posada, Al pasar por una de las cuadras, vio una horca de hierro, y sorprendido me dijo "Señor, que tenedor mas grande".

 

©Higueruela,mi pueblo Volver a : viejos negocios inicio