x   página inicio
   

EL HORNO DEL ROJO

HORNO DE VALERA ( Primera etapa  ¿? -1940)
HORNO DEL ROJO" (Segunda etapa 1940-1978)
HORNO HERMANOS VERDEJO. (Tercera etapa) 1979- _____

      Esta era una de las panaderías más antiguas de Higueruela, pero no siempre se le llamó con este nombre, al comienzo se le conocía como el HORNO DE VALERA.
      Aproximadamente por el año 1940, heredó el negocio familiar Pascual Verdejo González, que las gentes del lugar lo apodaron "EL ROJO", no por ninguna ideología política, sino por unas características físicas, Este hombre tenía el color del pelo rubio y la tez muy blanca, por ello su cara enrojecía con facilidad, por este rasgo físico, en el pueblo le apodaron "el rojo".
     La gente comenzó a llamar la panadería EL HORNO DEL ROJO, y así se le llamó durante esta segunda etapa.  Cuando llegó la edad de su jubilación, pasó a ser propiedad de sus hijos. En principio Antonio y Emilio. Años más tarde, cuando cumplió la mayoría de edad, el tercero de sus hijos, José Luis, también entró en la sociedad
     Esta tercera etapa aunque la empresa oficialmente se llamaba HERMANOS VERDEJO, la voz popular le siguió llamando EL HORNO DEL ROJO.
    

Primera etapa: Horno de Valera


 Publicidad de este negocio aparecida en el periódico ALBACETE,
el mes de mayo de 1944

     Esta panadería, una de las más antiguas del pueblo, tenía su horno instalado al final de la Calle Iglesia, concretamente en el número 37, haciendo esquina con la placeta del pueblo. No tenemos datos de como era este negocio, salvo unas declaraciones de Pascual Verdejo que comentaba:

     .... Mis abuelos eran panaderos, y el negocio lo fueron pasando de padres a hijos.
    El negocio familiar ocupaba la planta baja de la casa, donde estaba instalado el horno, no tenemos una fecha exacta de cuando comenzó a trabajar.

     Antes de la guerra, se amasaba con la ayuda de un burro. Una caballería, en la cuadra, no cesaba de dar vueltas, atado a una lanza que por medio de un sistema de poleas y engranajes transmitía su fuerza hasta la amasadora. Si el animal se paraba, siempre había alguna “casera” dispuesta a subir y “arrearlo”.

Segunda etapa: Pascual Verdejo González HORNO DEL ROJO


Propaganda del programa de fiestas del año 1952

     Cercano al año 1940, el horno paso a ser regentado por Pascual, el negocio ocupaba toda la primera planta del edificio, donde estaban todas las instalaciones, horno, despacho de pan y obrador de trabajo, así como las distintas máquinas que se fueron instalando.

     En su segunda etapa la panadería "Del Rojo", estuvo regentada por su dueño Pascual Verdejo González.

    Pascual comenta: En principio me dedicaba a la agricultura, ya que de la panadería se encargaban mi madre, “María Juana de Valera”, y su hermana Obdulia, ayudadas por una mujer a la que todos conocían como “La roja de Valera”. Dos años después cogí la pala, y hasta mi jubilación.”
     Mira, en el primer horno que tuvimos se podían cocer 70 panes. Después lo reformamos para darle mayor capacidad, pero aun así resultaba pequeño para la clientela.
    Utilizábamos de combustible leña, que traían en cargas y por las que pagábamos 1,50 pesetas. También se usaba el raspajo.
     Cobrábamos en especia, a razón de 1 pan por cada 20 cocidos. Otras veces nos traían harina y la cambiábamos por pan, ya que había poco dinero.
     --¿Por qué no salen las tortas de gazpachos ahora como antes?-Porque la torta necesita llama, ya que esta levanta los “ollejos” consiguiendo que tanto por dentro como por fuera esté cocida y al mismo tiempo blanda. Ahora que los hornos son eléctricos, no puede hacerse así.
         Pascual casó con una bella moza venida de la cercana localidad de Pozo Lorente, llamada Emilia. Fueron padres de cuatro hijos, una hija llamada María Juana y tres hijos, que también participaban en el negocio familiar. Años después, al jubilarse el padre de familia, el negocio lo llevaron sus hijos, dando comienzo la tercera etapa y última de este horno situado en la calle Iglesia, muy cerca de la placeta.
       

Tercera etapa: Hermanos Verdejo 1979 -

     Al pasar a manos de sus hijos, la panadería, poco a poco se fue adaptando a los nuevos tiempos, dotándose de muchas máquinas que ayudaban a esta industria. El horno también fue remodelado, aunque siempre funcionó con leña.
     Aparte de la venta en el despacho, también servían este producto a todas las aldeas de la comarca, visitándolas semanalmente, con transporte propio.
       El año _______, se cerró el horno. Quedando solamente en este edificio un despacho de pan. Los hermanos Verdejo, ampliaron el negocio y para ello se trasladaron a unas nuevas instalaciones ubicadas en la calle Travesía de la Plaza, así como una fábrica de magdalenas situada en la carretera de las Casas de Juan Núñez. La nueva empresa pasó a llamarse PRODUCTOS EMILIA.

 

   Entrevista que se hizo a Pascual Verdejo González, el año 1985, recogida y publicada en el periódico Stizerola extra n-7-8. Página 15 y 16. (1985). Firmado por Francisco Tomás.

     Pascual Verdejo González, “El Rojo”, nos atiende con amabilidad, mientras sus hijos que son los que llevan el negocio directamente desde que este se jubiló, continúan con su tarea.

     Nos cuenta que sus abuelos eran panaderos, y el negocio lo fueron pasando de padres a hijos. Pascual sin embargo, se dedicaba a la agricultura, ya que de la panadería se encargaban su madre, “María Juana de Valera”, y su hermana Obdulia, ayudadas por una mujer a la que todos conocían como “La roja de Valera”. Dos años después cogí la pala, y hasta mi jubilación.”

     -Mira, en el primer horno que tuvimos se podían cocer 70 panes. Después lo reformamos para darle mayor capacidad, pero aun así resultaba pequeño para la clientela.

     Utilizábamos de combustible leña, que traían en cargas y por las que pagábamos 1,50 pesetas. También se usaba el raspajo.

      -Cobrábamos en especia, a razón de 1 pan por cada 20 cocidos. Otras veces nos traían harina y la cambiábamos por pan, ya que había poco dinero.

--Yo he oído algo de que amasaban con la ayuda de un burro, ¿Qué me dice de eso?.

-Si, era antes de la guerra. Una caballería, en la cuadra, no cesaba de dar vueltas, atado a una lanza que por medio de un sistema de poleas y engranajes transmitía su fuerza hasta la amasadora. Si el animal se paraba, siempre había alguna “casera” dispuesta a subir y “arrearlo”.

--¿Por qué no salen las tortas de gazpachos ahora como antes?

-Porque la torta necesita llama, ya que esta levanta los “ollejos” consiguiendo que tanto por dentro como por fuera esté cocida y al mismo tiempo blanda. Ahora que los hornos son eléctricos, no puede hacerse así.

--Los panaderos de ahora siguen trabajando mucho y durmiendo poco. ¿Qué diferencia hay entre su trabajo y el de sus hijos?

-Hay mucha diferencia. En mi época, después de estar toda la semana trabajando tenías que aprovechar los domingos para irte a hacer leña o traer raspajo. Ahora el sábado desenchufan el horno y están tranquilos hasta el lunes. Además, con la serie de máquinas de que se dispone, se trabaja mucho menos y se desarrolla más.

© Higueruela,mi pueblo Volver a: viejos negocios inicio