página inicio
   

PANADERIA
HORNO DE BENITO

     La panadería de Benito, o el horno de Benito, es el cuarto horno de pan que se instaló en Higueruela,


BENITO MARIN CALERO.1944- ¿?


Publicidad aparecida en el periódico ALBACETE, el mes de mayo de 1944


1952

"ANTONIO EL DE BENITO"
ANTONIO MARIN ALMENDROS.


 Anuncio publicado en el programa de fiestas del año 1975.

(Recogido del periódico Stizerola extra n-7-8. Página 15 y 16. (1985). Firmado por Francisco Tomás)

     Antonio Marín Almendros nos recibe en plena tarea, con Aurora, su mujer, que va y viene por el horno con latas de bizcochos recién amasados.
      También Antonio lleva vocación de panadero por herencia de su padre, Benito, del que nos cuenta que empezó la profesión cuando apenas tenía 8 años. Entonces, por condicionamientos familiares, tuvo que buscarse su propia vida en Alpera y Jorquera hasta que se afincó definitivamente en Higueruela. Los principios fueron muy duros para él, pues en una artesa amasaba 12 o 15 panes que después llevaba a cocer al horno de Valera, al que también ayudaba.Luego cogía la carretilla y los iba vendiendo por el pueblo.
     Años después, Graciano hizo un horno y se lo alquiló. En él estuvo hasta después de casarse, que con ayuda de su suegro pudo hacer el que sería su único horno.
     Antonio nos cuenta con orgullo todas estas peripecias y sufrimientos de su padre, que fue capaz de sacar adelante una familia numerosa, y del que él aprendió su oficio.
     “Sabes que las mujeres amasaban en su casa y luego venían a cocer al horno”. A estas mujeres se les llamaba “caseras” y teníamos que llamarlas para que se levantaran a amasar y llevarles el “desanche”. A las de la primera hornada, las llamábamos a las 5 ó las 6 de la mañana. Un par de horas después volvíamos para ayudarlas a traer el escriño. El pan no se terminaba de cocer hasta las 12 o la 1, porque el horno estaba frio. Las de la segunda tanda, iban más rápidas.
     Algunas veces los bromistas llamaban a la puerta de las “caseras” a cualquier hora de la madrugada, y las buenas mujeres se encontraban con que a las 4 de la mañana tenían la masa hecha y se pasaban tres horas esperando que fuéramos por el escriño.

--¿Te gustaría que alguno de tus hijos siguiera con la tradición familiar?

-Aunque no se puede decir “de esta agua no beberé” creo y espero que ninguno de mis hijos lo continúe.

A Aurora le preguntamos cuál es el producto que hacen con más gracia, cual es el que mejor les sale. Sin dudar un momento nos contesta que todos. Madalenas, rollos de aguardiente, mantecados, bizcochos, tortas de manteca, brazos de gitano. Todos tienen una bien ganada fama, que ha traspasado el ámbito local, aunque según la época, unos se consumen más que otros.

 

© Higueruela,mi pueblo Volver a: viejos negocios inicio