5 21 de mayo 1992 página inicio
   

PREGÓN de
Blas Cano Aparicio,
PARA LAS FIESTAS DE SANTA QUITERIA 1992

      Autoridades, amigos, enfermos, impedidos, emigrantes, militares, estudiantes ausentes, vecinos y a los aquí presentes:  Un saludo.

      Esta comisión de fiestas 1992 de la que formo parte, ha pretendido hacer las fiestas para todos, si no lo conseguimos, no será por falta de voluntad.

    "De profesión sus labores"

       La de las mujeres de Higueruela a las que van estos recuerdos.

      No es casualidad que nuestra Patrona pertenezca al género femenino, el que, a mi modesto entender, es el principal motor de nuestra supervivencia y progreso.

     Antes de la Guerra Civil la única salida de las mujeres de aquella época era el servicio doméstico, algunas lo ejercieron en el pueblo, pero la mayor parte lo hacían fuera, gran parte de ellas encontraron allí su pareja y allí rehicieron su vida. Para las que quedaban aquí, acudían a las casas de las modistas a aprender lo que entonces se llamaba "Corte y Confección" con lo que pretendían completar "Sus labores".

        A este respecto, me vais a permitir que os relate lo que mi madre me contaba de su "Tornaboda"; entonces las bodas se celebraban en la casa de la novia y al día siguiente, tornaboda, en la casa del novio.   Después de la comida, mi abuela Mauricia preguntó a mi madre: 
     -Teresa ¿Sabes echar culeras a los pantalones? 
     - Creo que no. (le contestó)
     - Pues Siéntate que te voy a enseñar. 
      Esta era otra manera de completar "sus labores".

     Otra de las salidas de las familias de entonces, y sobre todo en las que abundaban mas las hijas, era la de poner azafranares en los que las mujeres de la casa se encargaban de la recogida de las rosas, el mondado y el posterior tostado del azafrán.

     Durante la contienda al haber sido reclutados gran parte de esposos e hijos, contribuyeron por su parte a la faena del campo, para  sacar la "Casa adelante".

     Hecha la paz, ante la escasez de alimentos surgió el "estraperlo". Entonces todos los alimentos estaban controlados por el Estado, este los pagaba a bajo precio para contribuir al abastecimiento del Ejercito, había que estraperlar, y se hacía principalmente con trigo y harina, como para los varones este trapicheo se hacia un tanto peligroso, porque al ser sorprendidos, además de quitarles la mercancía, se ganaban algún castigo por parte de los Agentes de la Fiscalía de Abastecimientos, incluso podían ser detenidos; por lo que las mujeres eran las encargadas de realizarlo.

    Este negocio se hacía generalmente por medio de un tren que se conocía con el nombre "el changai". En el se viajaba hasta las poblaciones industriales de Levante. Se iniciaba en la estación de Higueruela hasta los destinos que cada una tenía.

    Las vendedoras se confeccionaban unos talegos que se colgaban entre las vestiduras y su cuerpo  y además, la mercancía la colocaban en pequeños saquitos que distribuían por distintos puntos del vagón. Casi siempre si eran sorprendidas  lograban salvar algo, pues la Fiscalía, alguna vez solía hacer la vista gorda y sobre todo no eran objeto de malos tratos. Estaban muy bien organizadas, pues nunca llegaban con la mercancía hasta las estaciones de destino, ya que por aquel entonces solían parar o aminorar la marcha en las agujas, si el tren  paraba se apeaban y si solo reducía su velocidad, arrojaban los talegos que eran recogidos por personas que las esperaban en este sitio. A veces perdía todo, pero no eran objeto de malos tratos.

    Es de reseñar que en la quema de la iglesia también el genero femenino salvase de las llamas a nuestras patronas y que Natividad "la tana" y creo que alguna vecina mas, las guardaban en sus casas hasta su reintegro a la iglesia.

  • La papeleta
    • El primer trabajo que llegó en la posguerra, como los que más adelante se relatan fue la "papeleta", Lo proporcionaban un matrimonio  procedente de Novelda, repartían un producto, que en sustitución al azafrán se utilizaba como condimento, y unos papeles con los que se hacían las papeletas, esta labor se realizaba en los hogares y las que las confeccionaban,  recibían el polvo que se generaba y se les adhería a los rostros, dando a estos un aspecto fantasmagórico.
  • Las placas
    • Se trataba de unos marcos de madera en los que se confeccionaban tejidos trenzando tiritas.
  • La lentejuela.
    • Este trabajo era el de coser algunos trajes o aditamentos  de fallera, las lentejuelas
  • Las baticas
    • Como su nombre indica, se trataba en confeccionar vestidos con las piezas que les facilitaban ya cortadas, para muñecas.
  • Los guantes.
    • Sin explicación.
  • Los jerséis.
    • Esta labor que se realizaba con máquinas. Se le facilitaban los hilos con los que tenían que realizar las piezas con los patrones que les entregaban.
  • Los zapatos.
    • Con ellos llegó el impulso principal, fue la renovación del pueblo en general, se ejecutaban a mano, con máquinas de coser y se crearon varias cooperativas y algún fabricante instaló aquí taller de aparado, como todos sabéis todo lo relatado anteriormente lo era por mujeres, pero en este asunto del calzado también colaboraban los hombres, pues después de su trabajo, colaboraban en alguna faena terminal como quitar puntos, cortar hilos. etc.
           
  •  Desde el principio de esta labor, las amas de casa se empeñaron en mejorar viviendas, agua, dotarlas de corriente, reparar alcantarillado, fachadas e interiores.
  • Conseguido esto, los horizontes se pusieron mas altos, mejor sería decir más bajos, porque el objetivo era hacerse una vivienda nueva en la parte llana, esto seguirá adelante, pero hay que tener en cuenta que las que embarcaban a toda la familia en estas aventuras eran las esposas y madres creando la ilusión necesaria para embarcarse en el objetivo que se perseguía y apretarse el cinturón para conseguirlo.
  • Como botón de muestra, quiero deciros que después de las muchas horas que se dedicaban a estos menesteres no quedaba tiempo para tomar aperitivos.
  • En esta época de recesión los que nos visitaban creían que aquí había tocado la lotería cuando la realidad era que el trabajo y el tesón fue obra de ellas y su resultado está a la vista.
  • Algo más en el haber de las mujeres, me maravilla con que gusto y acierto se visten nuestras mujeres, que intuición tienen con las modas, me figuro los escaparates y tiendas que visitan antes de comprar, pero al final aciertan.
  • Hoy día no hay ninguna asociación de ocio y cultura de varones, sin embargo, las hay de hembras, ahí  están "las amas de casa".
  • Algunos hombres suelen andar o caminar pero ellas son legión en esta actividad.
  • No voy a descubrir ningún secreto, todos sabéis que en todas partes mandan las mujeres, pero las de Higueruela además de mandar, mandan BIEN y para ellas os pido un aplauso.
©2000 Higueruela,mi pueblo • Volver a: • Pregoneros inicio

aminguez/00098