página inicio
   

El rollo de Santa Quiteria

Escogiendo el rollo.   Reparto del rollo en el jartín      Escriño con los rollos.

    Una de las citas ineludibles que los higueruelanos tenemos en las fiestas es, recoger el rollo de la santa. Es recuerdo, es también amuleto, lo podemos encontrar acompañando a un conductor en el salpicadero de su vehículo, en el bolsillo de algún estudiante nervioso, sobre un mueble, en una mesa de despacho, etc.

     Como, cuando y porqué se hace el rollo, nos lo explican perfectamente en un comentario aparecido en el año 1994, que salvo en pequeños detalles, como el lugar donde se hacen los rollos, y las costumbres de la Comisión de Fiestas, por lo demás no parece que hayan pasado 6 años de este comentario  escrito por nuestra paisana (q.e.p.d.) Alfonsa González.
(Recuperado del Programa de fiestas 1984.)

No sé cuando empezó esta tradición de los rollos en honor de nuestra Patrona, pero debe hacer muchos años. Si recuerdo que siendo yo pequeña, mi madre los "pintaba", y además con mucha ilusión.
   Había muchas mujeres que se dedicaban a esta artesanía, reuniéndose en vísperas de las fiestas por grupos de amigas, vecinas o familiares en la casa de alguna de ellas y allí, entre bromas y chascarrillos, pasaban la tarde "pintando" los rollos. Yo aprendí algo de aquello.
  Antiguamente las Fiestas las organizaban unos hombres llamados Mayordomos, que se encargaban de salir un mes antes de las fiestas, de casa en casa, a ver quien se comprometía a hacer rollos, que se calculaban por "caridades". Una "caridad" consistía en 45 pares de rollos. También había quien daba dinero, como ahora se hace.
   Por mi parte, los vengo haciendo veinticinco o treinta años. Hace ya varios año que en vez de reunirnos en las casas, lo hacemos en el salón parroquial y cada año nos juntamos mas mujeres, lo que quiere decir que aumenta la idea por aprender y seguir la tradición.

               
   Estos rollos se elaboran con harina de trigo especial, que se amasa en un lebrillo con agua, sin levadura y un poquito de sal. La masa se trabaja bastante hasta quedar en condiciones de ser cortada en pequeños trozos; de cada uno de ellos saldrá un rollo.
   "Pintar" el rollo, consiste en decorarlo con una punta de una finísima navaja, haciendo en el los mas variados cortes y punzadas. Cada rollo es una obra única.
   Ya hechos, se ponen en bandejas y cuando acaba la tarde se llevan al horno para cocerlos, lo que tardará unos diez minutos.
   El último día que nos reunimos, la Comisión de Fiestas nos invita a un chocolate con tortas fritas.
   El día 21 de mayo, se llevan a la iglesia para ser bendecidos. Se colocan en escriños y el día 22, fiesta de la Patrona, se llevan al parque municipal donde, a las cinco de la tarde, mientras se desarrolla la carrera ciclista, la Comisión procede al tradicional reparto entre el público en general mientras sigue la fiesta.
   Y hasta el año venidero.

©Higueruela mi pueblo volver a: Fiestas mayo fiestas religiosas. Inicio