Información General Fondo Diputación Otros Fondos Presidentes Exposiciones Fuentes Estudios Videoteca

 

Brujería. Por Llanos Moraga y Colectivo de Folclore de la Universidad Popular de Albacete, artículo publicado en Zahora: Revista de Tradiciones Populares, nº 3.

¿QUÉ ES LA BRUJERÍA?

según algunos autores la brujería puede definirse como:

- La forma maléfica de hechicería practicada por quienes se supone o dicen haber hecho, pactos con el demonio, o con los espíritus malignos.

- Las portadoras del saber médico-curandero de la época, a las que personas de cualquier procedencia social podían acudir para obtener hierbas, medicamentos, afrodisíacos, o filtros amorosos.

- Nosotros pensamos que el fenómeno bruja ha sido y es una forma diferente de entender la vida, basada en unos conocimientos ancestrales de curanterismo y magia; en una ciencia no oficial que choca con lo establecido, que se mira a través de la historia como una leyenda del mal.

Orígenes.

            Si dividimos la brujería en su representación ciudadana y rural encontraremos diferentes orígenes de su procedencia.

            Unos dicen que debe buscarse en la pervivencia de cultos paganos que se extendieron por toda Europa desde el siglo II d.d. Cristo como reacción y antítesis al cristianismo, que era practicado por la clase alta, que vivía en las ciudades, y en las creencias supersticiosas del poder y la intervención del demonio.

            Estas sectas anticristianas de las que hipotéticamente se deriva la brujería, las encontramos en núcleos aislados, de las ciudades medievales, que de una forma mas o menos fanática, luchaban por imponer sus ideas, escudándose en la perversión y amoralidad de costumbres de la iglesia en este periodo de tiempo.

            La secta de la cual derivan otras, desde el siglo II, hasta el siglo XV, podemos esquematizarla de la siguiente forma:

            - Cátaros: paterinos, albigenses, y publicanos.

            - Bogomitas: adamitas y valdenses.                   

Las características más generales y que coinciden en todas estas, son:

    -Pretendían la pureza absoluta de costumbres.

    -Negaban la Santísima Trinidad.

    -Negaban la divinidad de Cristo.

    -Negaban la jerarquía eclesiástica y el valor de sus ritos.

    -No admitían el matrimonio para no perpetuar el pecado original.

             Si bien estas sectas pudieron influir algo en el fenómeno de la brujería, no fue según mi punto de vista como dicen los historiadores su origen, sino que sirvieron para confundir un fenómeno ancestral de magia, un culto a la naturaleza, con unas creencias que chocan con la religión establecida. 

            Es lógico y en cierto modo fácil confundir a la bruja con el seguidor de una secta, ya que ambos fueron quemados por la inquisición, o por el hecho de poder encontrar analogías en sus costumbres.

            Creo más lógico buscar su origen en otra parte, allí donde se desarrolla con más fuerza, en el ambiente rural, ya que el pueblo llano seguía practicando los ritos antiguos, siendo esto un vehículo místico y mágico de protesta popular.

            La  brujería no habla de Dios ni del Diablo, sino de una diosa, tan antigua como la humanidad, diosa misteriosa y sagrada, innombrable, porque lo que si se nombra pierde su valor y su poder.

            Esta creencia es común a los ritos agrarios de la fecundidad  al ciclo de las estaciones, y al eterno renacer de la vida.

            La diosa aparece en la cultura babilónica, con el nombre de Istar, diosa madre, o diosa  de la fecundidad, relacionada con el ciclo de las estaciones, siendo considerada como diosa de los infiernos en el otoño y en invierno, y al llegar la primavera en calidad de divinidad renacida.

            La bula del Papa Inocencio VIII dictada en 1484, marca el comienzo de la persecución de brujas y herejes, siendo este el momento de donde arranca la confusión entre brujería y magia negra.

 

Fiestas brujeriles.  También llamados aquelarres:

            Las brujas solían danzar con mascaras y ungidos sus cuerpos y caras con pinturas multicolores.

            Se cogían de las manos, y bailaban en corro, por momentos lo hacían espalda contra espalda, y una levantaba a la otra del suelo, repitiéndolo una y otra vez.

            Se celebraban en cavernas, grutas, o en las cercanías  de algunos cementerios.

            Solían danzar apoyadas en un palo de escoba a horcajadas.

            A estas fiestas solían acudir los campesinos, para olvidar la represión y la miseria.

            En Grecia estas fiestas se conocían como orgías o Báquicas. Y en Roma como fiestas Saturnales. Todas terminaban con actos sexuales de los participantes con los "demonios", que se llamaban "íncubos" si eran masculinos, y "súcubos" si eran femeninos.

Características que se atribuyen a las brujas.

            Se les atribuyen sortilegios, maleficios, fabricación de ungüentos, filtros, y afrodisíacos.

            a. Los filtros amorosos, eran utilizados para seducir a alguien a quien se amaba y  no existía correspondencia. Tenemos los siguientes ejemplos:

            1) Para reparar la virginidad perdida.

            Tome tierra bendita de Venecia, media onza; un poco de leche producida de las hojas de espárrago, un cuarto de onza de cristal  mineral infuso en zumo de limón o de ciruelas verdes, el blanco (la clara) de un huevo fresco con un poco de harina de avena; de todo lo cual se hace un volus que tenga alguna consistencia y que pondrá dentro de la naturaleza de la muchacha desflorada, después de haberle jeringado con leche de cabra y untada con pomada de blanco rasis. No habrá practicado este secreto cuatro o cinco veces, que la muchacha volverá en estado de engañar a la misma comadre que quisiera visitarla. El agua de magarza (matrigaria) destilada con zumo de limón introduciéndola muchos días mediante una jeringa en las partes naturales de la muchacha, produce el mismo efecto untando dichas partes con pomada como se ha dicho. 

            2) Para hacerse amar. 

            Matad dos murciélagos macho y hembra de modo que podáis aprovechar la sangre, a la cual mezclaréis unas cuantas gotas de espíritu de sal de amoníaco, poniendo todo esto en un frasco de vidrio de dimensiones convenientes a fin de que siempre os sea fácil llevarlo en el bolsillo.

            Cuando desearéis hechizar a una joven, lo mismo que cuando ésta quisiera hechizar a un hombre, es suficiente con darle a oler el contenido del frasco.

            b. Algunas practicaban el maleficio profanando uno de los mandamientos de la brujería, resumido en que la idea de la libertad cada uno encuentra su límite en el eventual mal que con su ejercicio pudiera ocasionar a los demás.

            c. También era susceptible de ser aplicado benéfica o maléficamente el proceso de fabricación de estatuillas de barro o arcilla, de aquellas personas, animales o cosas, de las que se quería obtener ciertos comportamientos o para los cuales se quería que acaeciera cualquier acontecimiento, a las cuales se les clavaban alfileres.

            d. Otras características que el pueblo les ha atribuido son:

                    -Mal de ojo.

                    -Bebedizo para crear o curar enfermedades.

                    -Viajes en escoba.

                    -Ungüentos.

                    -Utilización de alucinógenos (beleño, mandrágora, estramonio).

                    -Herencia de poderes.

Cómo convertirse en bruja.

            Al tocar las doce de la noche del sábado tercero de un año bisiesto, tendrás encendido en la cocina un fuego, cuyas brasas estarán colocadas en un caldero de cobre, en el cual arrojaras el corazón de un macho cabrío, el ojo de un cocodrilo, un sapo vivo y un cuarteron de azufre: cuando esto humee, empezaras a desnudarte, y te untarás el cuerpo con manteca de cóndor; coge después una escoba de caña y colócala entre tus piernas como si montaras a caballo, teniendo precaución de tener abierta la ventana de la cocina; enseguida pronunciarás esta frase:

"Adonai, Sibila, Tiberina, Hermes, Magros, Dragones, infernales, Moloch Moloch Bemolay, espíritus infernales. Gran Pitonisa de Endor, sombras que a estas horas vagáis por el reino de las tinieblas, espíritus diabólicos, hijos de Satanás, admitidme en vuestras saturnales y en vuestros aquelarres; dadme vuestra gracia y el valor y la ciencia necesarios para practicar el bien y el mal; dadme parte de vuestras acciones, vuestras alegrías y vuestros tormentos. El fuego que el macho cabrio que os preside arroja por la boca, inflame mi pecho y me haga acreedor a sus caricias.

    Del rey de la noche, y de vosotros soy esclavo y siervo en cuerpo y alma, a vosotros me entrego. Tenebras filie azpak Phares Nishkhap Nisan".

            Ya acabada esta invocación, sentirás un movimiento en la escoba del que no debes asustarse, por que es prueba de valor a la que Satanás te somete; si la resistes saldrás por la ventana montado en la escoba, desaparecerás por los aires, y serás conducido al aquelarre de las brujas.

Características mítico-sobrenaturales.

Principalmente:

  1. Transvección: Poder de volar sobre escobas.

    Esto posiblemente este inspirado en que buena parte de las brujas eran ancianas, y caminaban apoyadas en un bastón, caña o palo de escoba, y también en el hecho antes referido de que en los aquelarres bailaban sobre escobas.

  2. Metamorfosis: conversión en animales.

    Esto se ampara en las propias creencias brujeriles de la reencarnación.

     

  3. Desencadenar fenómenos naturales:

    Esto se fija en su propia fe, según la cual invocaban a su diosa, para conseguir lluvia y asegurar la multiplicación de los frutos de la tierra.

     

  4. La posesión por el diablo, data de los presuntos testimonios de la Inquisición, que en realidad no eran mas que estados de histeria, danzas bajo el efecto de alucinógenos, todos dirigidos a la diosa.