Información General Fondo Diputación Otros Fondos Presidentes Exposiciones Fuentes Estudios Videoteca


 

JUAN FRANCISCO DESCALZO NIETO
 

            Nacido el 11 de junio de 1894 en los Pinos de San Clemente (Cuenca), D. Juan Francisco Descalzo Nieto era mecánico, profesión que ejercía en la localidad de Villarrobledo, ciudad de la que fue alcalde y por cuya agrupación socialista fue nombrado diputado provincial.

            Afiliado a la U.G.T. participó activamente en la Revolución de Octubre de 1934, siendo procesado y encarcelado por esta causa. Los sucesos acaecidos en Villarrobledo, unidos a los de Tarazona de la Mancha y Caudete, donde murieron dos guardias civiles, provocaron la declaración del Estado de Guerra por el gobernador militar, D. Enrique Martínez Moreno, y el cese al frente del Gobierno Civil de D. José Aparicio Albiñana.

            Concejal del Ayuntamiento de Villarrobledo desde 1931, fue nombrado diputado provincial en 1936, siendo sustituido en 1937 por D. José María Vaquero. Tras el triunfo del Frente Popular en las elecciones, es nombrado alcalde de Villarrobledo, permaneciendo en el cargo hasta 1937.

            El 17 de marzo de 1938 es de nuevo designado diputado, en sustitución de Vaquero, resultando elegido en esta misma fecha presidente del Consejo Provincial.

            El 7 de abril de 1938, D. Juan Francisco Descalzo presentó su dimisión al Consejo a fin de incorporarse al ejército. Sin embargo, López Cano, en nombre de los partidos del Frente Popular representados en la Corporación Provincial, negó tener capacidad de decisión sobre el asunto, acordándose obtener previamente la autorización del Partido Socialista. Por fin, en el mes de junio de ese mismo año, el presidente volvió a plantear su dimisión, que esta vez sí fue aceptada.

            Tras su participación en la Guerra Civil se vio obligado a exiliarse, muriendo en un campo de concentración en la ciudad de Orán.

 

JOSÉ MARÍA VAQUERO MUÑOZ

            Nació en Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) el día 1 1 de junio de 1905. De profesión factor de RENFE, su personalidad política fue una de las más relevantes de Albacete en la Guerra Civil.

            Gran activista político, participó en los sucesos de octubre de 1934, siendo procesado y encarcelado por esta causa en 1935. De entre su dilatada carrera política son de destacar la presidencia de las Juventudes Socialistas y, posteriormente, la de la Federación Provincial de Partidos Socialistas. Desde este último cargo colaboró con el Comité de Enlace Local, creado para lograr la unidad de los partidos marxistas.

            En 1937 fue elegido Presidente del Frente Popular. Durante la alcaldía del socialista Eleazar Huerta, presidió la Comisión de Obras Públicas, por lo que estaba encargado de la construcción de refugios antiaéreos y de la financiación de los mismos por medio del famoso cupón "pro refugios", que gravaba todos los artículos en venta. Durante los días previos al fin de la Guerra Civil, D. José María Vaquero huyo de Albacete, refugiándose en una pedanía de Murcia, donde se le localizó, siendo trasladado de nuevo a aquella ciudad para su encarcelamiento.

            Las causas de su muerte (falleció el 13 de agosto de 1939) no están totalmente aclaradas. En el Negociado del Cementerio del Ayuntamiento de Albacete existe el conocido "Registro de Fusilados", donde, bajo el número 885, está inscrita la muerte de D. José María Vaquero, sin ofrecer ningún otro dato, salvo un apunte a lápiz que hace constar la intervención del Juzgado. Por su parte, el Registro Civil, en la partida de defunción, nos ofrece como causa de la muerte "estrangulación, según autopsia".

 

JUAN ANTONIO CILLER OCHANDO

           

    Abogado y terrateniente, D. Juan Antonio Ciller Ochando nació en Albacete en 1909. Según los informes personales, emitidos para la Hermandad de Labradores y Ganaderos, en su juventud fue militante de Falange Española.

            En 1936, se sublevó con el Alzamiento, prestando sus servicios en una Escuadra de Falange. Durante la Guerra Civil le fueron incautados sus bienes, siendo posteriormente detenido y encarcelado hasta el final de la contienda.

            En 1939, siguiendo la tónica marcada por el Régimen en sus primeros años, que pretendía la "continuidad" con la Monarquía (su padre, D. Juan Antonio Ciller Guijarro fue presidente de la Corporación Provincial, permaneciendo en el cargo escasamente un año, hasta la toma de posesión de D. Ramón García Quijada en 1940.

            En este último año formo parte del Consejo de Administración de la Compañía Hidroeléctrica "La Electra Albacetense". En 1943 ocupó la jefatura de la Sección Económica y fue responsable de la Depositaría en la Hermandad de Labradores y Ganaderos.

 

 

RAMÓN GARCÍA QUIJADA

 

            Nacido en Albacete el 4 de diciembre de 1894, D. Ramón García Quijada era hijo del ilustre político, escritor y periodista D. Juan García Mas. Siguiendo la tradición heredada de su padre, alternó el ejercicio del derecho con la dirección, hasta el año 1930, del periódico "El Diario de Albacete".

            De su dilatada carrera política es de destacar el hecho de que, en el año1921, siendo diputado provincial y secretario de actas de la Corporación, presentó su candidatura en las elecciones a Cortes Generales por el distrito de Hellín.

            Durante la II República volvió a presentar su candidatura en dos ocasiones, la primera en 1933, por el Partido Agrario Independiente, y la segunda, en 1936, por coalición derechista C.E.D.A. Durante este año fue concejal del Ayuntamiento de Albacete.

            Al término de la Guerra Civil desempeñó, entre otros cargos, el de Delegado de Educación en Albacete. En 1939 sustituyó a D. Eleazar Huerta en el decanato del Colegio de Abogados. En 1940 era miembro del Consejo de Administración de la Compañía Hidroeléctrica "Electra de Albacete".

            El 8 de junio de 1940 fue nombrado presidente de la Diputación Provincial, permaneciendo en este cargo hasta el 24 de enero de 1942.

 

ENRIQUE RUIZ OÑATE

 

            Nacido en Albacete el 8 de abril de 1913, D. Enrique Ruiz Oñate es titular mercantil, abogado y periodista. Ejerció esta última profesión en Albacete durante la II República, escribiendo en "El Defensor de Albacete", publicación de la que fue gerente hasta 1936, fecha en que se incautó el citado periódico por las organizaciones sindicales conociéndose desde ese momento como "Diario del Frente Popular" y pasando su regencia al Partido Izquierda Republicana.

            Licenciado en Derecho por la Universidad de Madrid, en 1931 trabajó de pasante en el bufete del famoso penalista Jiménez de Asúa, donde completó su aprendizaje profesional. Colaboró en el Instituto Nacional de Previsión, también en Madrid. En 1934, al cumplir la edad reglamentaria para el libre ejercicio de su profesión, abre su primer despacho en Albacete y, en 1935, en Madrid, especializándose en temas laborales que constituyen su auténtica vocación profesional. Es miembro, entre otros colegios profesionales, de los de Madrid, Valencia y Albacete. Recientemente fue homenajeado por este último con motivo de sus bodas de oro en la profesión. Así mismo, está condecorado por el limo. Colegio de Abogados de Alicante con su medalla de oro. Entre otras distinciones profesionales recibidas, es Letrado Sindical Honorífico y miembro de la Sociedad Española de Derecho del Trabajo y Seguridad Social.

            Militante desde su juventud de las J.O.N.S. pasa a Falange tras la fusión de ambas organizaciones en 1933.

            En 1938 fue movilizado por el Ejército de la 11 República con el grado de teniente del Cuerpo Oficial de Complemento de Infantería. Sin embargo, pronto fue declarado desafecto al Régimen Republicano, siendo encarcelado, tortura- do, degradado y condenado a cavar trincheras hasta el final de la contienda. Después de la expropiación de "El Defensor", su padre y su hermano fueron arrestados, muriendo asesinados tras el asalto a la cárcel acaecido el 22 de septiembre de 1936.

            Al término de la Guerra Civil, el 26 de enero de 1942, fue nombrado presidente de la Diputación. En su discurso de toma de posesión destacó que aceptaba el cargo en su condición de falangista desde antes de la Guerra y que su objetivo al frente de esta Administración era cumplir un acto de servicio y obediencia a la Patria. Pocos meses después, en junio del mismo año, presentó la dimisión alegando motivos de salud. En realidad los auténticos motivos que provocaron esta decisión estaban relacionados con la desvirtualización ideológica sufrida por F.E.T. y de las J.O.N.S. al hacer suyas las teorías el Régimen de Franco. Así, en su discurso de cese, D. Enrique Ruiz insinúa este hecho al afirmar que las líneas maestras que su política había seguido eran las definidas por su interés en invertir en obras sociales (Hospital, Casa de Misericordia) todo lo recaudado por las aportaciones municipales o la Hacienda Provincial.

            Desde este momento abandonó toda actividad política dedicándose al ejercicio del derecho.

 

CRISTÓBAL GRACIÁ MARTÍNEZ

 

            Abogado albaceteño nacido en Caudete, D. Cristóbal Graciá fue una destacada figura de la política de los primeros años de la posguerra. Sin embargo, su vocación se remontaba años atrás, ya que durante la II República ocupó varios cargos públicos.

            En 1934 era el Jefe Provincial de Acción Popular Agraria, partido al que también pertenecían otros destacados nombres como el de D. Eduardo Quijada. En 1936 fue nombrado delegado provincial de Trabajo y, en este mismo año, se presentó a las elecciones por la coalición derechista C.E.D.A., junto a Ramón García Quijada.

            Al término de la Guerra Civil, D. Cristóbal Graciá se incorporó a la vida política albacetense. El 3 de junio de 1942 se le nombró presidente de la Diputación, ocupando este cargo hasta el 21 de junio de 1943, fecha en que se designó a D. Manuel Lodares. Durante este último año era secretario provincial del Movimiento y fue nombrado gobernador civil de Murcia, cargo que posteriormente pasó a ocupar en Salamanca.

            En 1946, siendo gobernador de Murcia, con motivo de las inundaciones que asolaron la vega de esta provincia, los diarios "Línea" y "Albacete" solicitaron que se le concediese la Gran Cruz de la Beneficencia en reconocimiento a su valerosa actuación... poniéndose al frente de los equipos de salvamento, con lo que logró evitar una verdadera catástrofe y se ganó el cargo, la admiración y la confianza de la provincia que rige.

            Durante 1958 fue director general de Previsión. Murió en Caudete en 1988.

 

MANUEL LODARES ALFARO

 

            Nacido en 1907 en Valencia. Industrial de profesión, era también una de las grandes fortunas agrícolas de Albacete, por lo que, a lo largo de su vida, ocupó muchos cargos dentro de la Hermandad Provincial de Agricultores y Ganaderos.

            Merece la pena recordar que esta gran fortuna fue en parte heredada de su padre, D. Gabriel Lodares, figura destacadísima de la política albaceteña de principios de siglo: alcalde de Albacete en dos periodos, 1900-1901 y 1904-1906 (fue durante este último cuando la ciudad consiguió el suministro de agua potable), diputado en Cortes en 1914, también fue senador del Reino en 1918.

            Según el informe emitido el 20 de abril de 1950 por D. Herminio Picazo, subjefe provincial del Movimiento, D. Manuel Lodares, se distinguió como persona de orden y excelente conducta política, habiendo estado afiliado al Partido Agrario, del que en 1936 era vicesecretario de la Junta de Gobierno.

            Durante la semana del 19 al 25 de julio de 1936, en que esta capital se alzó en armas en favor del Movimiento, prestó servicio a los falangistas y Guardia Civil y ayudó económicamente al Alzamiento. Más tarde fue detenido y encarcelado durante algún tiempo y, al ser puesto en libertad, marchó a Valencia, donde nuevamente se escondió hasta la liberación, por lo que fue declarado en rebeldía y condenado a la última pena.

            En la liberación fue uno de los primeros que cooperaron al restablecimiento del orden en nuestra capital, habiendo desempeñado el cargo de alcalde de Albacete de este Excmo. Ayuntamiento y de presidente de la Excma. Diputación, donde su labor fue excelente.

            Pertenece a la Hermandad de Ex-Cautivos y a Falange Española Tradicionalista y de las JONS con la categoría de MILITANTE, nº 4686, de esta provincia. Está considerado totalmente afecto a la Causa Nacional. Herminio Picazo. Rúbrica.

            Con anterioridad a la emisión de este informe, el 24 de enero de 1943, al constituirse la Hermandad Sindical Provincial, fue elegido prohombre de la misma. Este cargo era designado por el delegado sindical provincial. Como requisito para ocuparlo ... se procurará que el nombramiento caiga en el mejor productor y de más elevado espíritu nacional-sindicalista, el cual no podrá ser otro que aquel que con más esmero cultive su explotación; el que consiga de ella mayor rendimiento, el de más prestigio profesional y particular y que, de por sí, sea ejemplo de honradez, laboriosidad y competencia.

            En 1946, y según acta de la sesión celebrada el 9 de octubre, había presentado su dimisión de este cargo al jefe provincial alegando sus múltiples ocupaciones como presidente de la Diputación y procurador en Cortes, designándose a D. Gabriel Candela González para sustituirlo.

            En 1948, Manuel Lodares volvió a formar parte del Cabildo de la Hermandad, dentro del grupo económico "La Vid". En 1950 era jefe del Grupo de Cereales y nombrado jefe de la Cooperativa del Campo en ese mismo año hasta la constitución tras las elecciones del Cabildo, pasando a ostentar la jefatura del mismo y abandonando la del Campo, que pasó a D. Jacinto Colmenero.

            El 21 de junio de 1943 fue nombrado Presidente de la Diputación abordándose durante su mandato las obras del alcantarillado del Hospital, según el proyecto elaborado por D. Baldomero Pérez Villena. El 16 de abril de 1949 cesó en el cargo tras el nombramiento de D. Herminio Picazo. Manuel Lodares murió en febrero de 1978.

 

HERMINIO PICAZO BERMEJO

 

            Nacido en La Roda el 17 de junio de 1915, D. Herminio Picazo se licenció en Derecho por la Universidad de Madrid en 1935. Militante de Falange Española desde su juventud, al estallar la Guerra Civil le fueron expropiados sus bienes. El 23 de agosto de 1936 fue detenido y trasladado a Quintanar de la Orden para ser fusilado. Posteriormente fue juzgado por el Tribunal Popular por desafección al régimen republicano, condenándole a catorce años de prisión, parte de los cuales cumplió en el penal de Chinchilla, realizando trabajos en el frente y en un centro de reeducación en la ciudad de Cehegín (Murcia).

            Al término de la Guerra Civil, en 1939, fue nombrado juez de primera Instancia en La Roda. Actuó como letrado asesor de las secciones sociales de Sindicatos. Así mismo, fue miembro del Cuerpo Jurídico Militar con el cargo de teniente honorífico.

            Nombrado jefe local del Movimiento, sustituyó a D. Cristóbal Gracia en la subjefatura del mismo, permaneciendo en este cargo hasta el año 1955.

            En 1944 aprobó las oposiciones como técnico de la Administración del Estado, dirigiendo las Delegaciones del Instituto Nacional de Previsión de Zamora y de Albacete, y permaneciendo en esta última hasta su jubilación en 1978.

            Durante su breve vida política, hasta 1955, destaca la ocupación de la vicepresidencia de la Diputación, que ostentó durante el mandato de D. Manuel Lodares (1948) y la presidencia de esta institución durante el periodo comprendido entre el 16 de abril de 1949 y el 15 de febrero de 1955, fecha en que se designó a D. Andrés Masiá para sustituirlo. Así mismo, fue nombrado procurador en Cortes en dos legislaturas.

            De este periodo cabe destacar el impulso que otorgó al servicio de arquitectura. Así, se proyectó en esa época la construcción, en los terrenos de la Granja, de un pabellón dedicado a internado de los capataces agrícolas (1952); la construcción de un nuevo internado benéfico con capacidad para 304 plazas (125 femeninas y 152 masculinas); y se concluyeron las obras de construcción de un pabellón de infecciosos, cuyo proyecto fue consecuencia de la epidemia de tifus exantemático padecida en 1941. Impulsó, así mismo, el proyecto de construcción de un nuevo pabellón para Maternidad en el Hospital Provincial. En 1955 dimita del cargo, retirándose de la vida política como consecuencia de algunas desavenencias surgidas con el gobernador civil, Sr. Rodríguez Acosta.

 

ANDRÉS MASIÁ MARTÍ

 

            Natural de Moncófar (Castellón), nacido el 31 de octubre de 1907. Licenciado en Farmacia, era catedrático de Física y Química en el Instituto Nacional de Enseñanza Media de Albacete, que dirigió desde el año 1942.

          Según información facilitada por "La Voz de Albacete" (16 de febrero de 1955), era militante de Falange Española Tradicionalista y de las JONS. Hombre de profunda formación cultural, el periódico citado destacaba el dato de que conocía perfectamente cuatro idiomas.

            Nombrado presidente de la diputación el 15 de febrero de 1955 por el gobernador civil , D. Francisco Rodríguez Acosta, era diputado provincial desde 1949 habiendo presidido la Comisión de Educación, Deporte y Turismo.

            En 1967, 1968 y 1969 era vicepresidente de la Junta Provincial del Censo Electoral en su calidad de director del Instituto de Enseñanza Media. Durante su mandato al frente de la Administración Provincial se firmó el Convenio con el Frente de Juventudes para la Gestión de la Granja Escuela de Agricultura, convenio rescindido en 1967 durante el gobierno de D. Antonio Gómez Picazo.

 

JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ FONTECHA

 

            D. José Luis Fernández Fontecha nació en Albacete el 23 de noviembre de 1925. Licenciado en Derecho, diversificó sus actividades profesionales entre la administración de sus propiedades, la gestión de las empresas de las que era copropietario (destaca la fábrica de harinas Fontecha y Cano, S. A.) y los múltiples cargos que ocupó en consejos de administración de otras entidades.

            El 1 de marzo de 1958 fue nombrado presidente de la Diputación, permaneciendo al frente de esta institución hasta 1965, fecha en que presentó su dimisión.

            Durante este periodo resalta, además del impulso otorgado al Servicio de Cooperación Provincial, la puesta en marcha de la Casa de la Cultura, la creación de un Servicio de Extensión Cultural (1959) y la instalación en 1962 del Centro Coordinador de Bibliotecas, institución ésta regida por un Patronato del que también era presidente.

            D. José Luis Fernández Fontecha fue elegido procurador en Cortes en varias ocasiones. Durante los años 1958, 1961 y 1964, por representación corporativa, como presidente de la Diputación; en 1967, por el Tercio Familiar y, posteriormente, como representante por la Cámara de Comercio e Industria, institución de la cual era Presidente.

            El 10 de febrero de 1965, la Corporación, presidida por Antonio Gómez Picazo le concedió la medalla provincial de Honor y Gratitud, en la categoría de oro, por los relevantes servicios prestados a la provincia en los siete años que ha durado su gestión presidencial.

            Como presidente de la Cámara de Comercio e Industria fue vocal de la Junta Provincial del Censo Electoral durante los bienios 1974-1976 y 1976-1977.

            Tras su paso por la Diputación Provincial fue nombrado representante del Gobierno en la Confederación Hidrográfica del Tajo en diciembre de 1976 y durante muchos años, presidente del F.O.R.P.A. (Fondo de Ordenación y Regulación de Producciones y Precios Agrarios).

            D. José Luis Fernández Fontecha falleció en 1985.

 

ANTONIO GÓMEZ PICAZO

 

            D. Antonio Gómez Picazo nació en Albacete el 4 de abril de 1926. Abogado del Estado, en 1959 fundó y dirigió hasta 1961 la revista literaria "Cal y Canto", en la que firmaba la crítica de teatro.

            El 1 de marzo de 1965 fue nombrado presidente de la Diputación, permaneciendo en este cargo hasta 1976, fecha en que se designó a Daniel Silvestre Morote durante el primer gobierno de la Transición Democrática.

            Durante el dilatado periodo en que D. Antonio Gómez Picazo estuvo al frente de la Administración Provincial, es de destacar el impulso organizativo que se dio a los establecimientos benéficos y a los centros docentes. Así, y sólo para dar algunos ejemplos demostrativos de la importancia que este presidente tuvo para la provincia, cabe citar la inauguración, en 1967, de las nuevas instalaciones para el Internado Femenino, tras la separación de las secciones femenina y masculina del hasta entonces llamado Internado Benéfico. En esta misma fecha se firmó el primer convenio con la Comunidad Salesiana para la gestión del Colegio Provincial Masculino, convenio que, con algunas modificaciones, siguió en vigor hasta el año 1984.

            Es también 1967 el año en que se iniciaron las actuaciones para la creación de una Escuela de Matronas en el Hospital de San Julián. Posteriormente, en este mismo centro se instaló la Escuela de A.T.S. (1972). En 1969, la Diputación firmó un convenio con la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer para el establecimiento de un Servicio de Oncología en el Hospital Provincial. Tras el fallecimiento de Dª Purificación Urrea, la Diputación construyó un nuevo Hospital Psiquiátrico en una parcela de la finca "Las Tiesas", firmándose en 1973 un convenio para la gestión del mismo con la Comunidad de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. También en relación con el testamento de Dª Purificación Urrea, están los acuerdos relativos a la puesta en explotación ganadera de la finca "San Gregorio", en el término municipal de Alpera.

            En 1974 fueron reclasificados los centros docentes dependientes de esta Administración pasando a serio de E.G.B. En 1975 la Corporación Provincial gestionó la instalación en esta capital de un centro asociado de la U.N.E.D. Ya anteriormente, en 1973, había solicitado la creación de una universidad laboral.

            Entre los acuerdos de protocolo adoptados en este periodo destaca la concesión de la Medalla de la Provincia de Honor y Gratitud, en su categoría de oro, al entonces Ministro de Obras Públicas, D. Federico Silva Muñoz, en agradecimiento por las gestiones realizadas en beneficio de esta provincia. Concretamente, la propuesta elevada por D. Antonio Gómez Picazo hace referencia a la puesta en funcionamiento de la nueva estación de ferrocarriles y a las obras de cubrimiento del canal de María Cristina. También se concedió esta medalla a D. Benjamín Palencia en reconocimiento a su obra pictórica. En cuanto a la defensa del patrimonio histórico artístico, se gestionaron las declaraciones como monumentos de interés provincial de la Plaza Vieja de Villarrobledo, en 1972, y de la Posada del Rosario en Albacete, durante el año 1975. También potenció el gobierno del Sr. Gómez Picazo las publicaciones provinciales de carácter científico. En 1968 se registró la revista bimestral "Psique", destinada a la comunidad médica, como boletín del Departamento Psiquiátrico Provincial.

            Como presidente de la Diputación fue elegido procurador en Cortes en dos ocasiones: 1965 y 1967. En 1975, tras su cese, fue designado director general de Administración Local hasta el año 1977, fecha en que fue homenajeado por los presidentes de las diputaciones de España, en agradecimiento por la gestión realizada al frente de este organismo.

            En 1977, y a propuesta de Gabriel Sáinz de Baranda, la Diputación le concedió la Medalla de Honor y Gratitud de la provincia en su categoría de oro, entre otros por los siguientes logros: la ampliación y mejora de la red de caminos vecinales, con construcción de trece de nueva obra y acondicionamiento de 791 km, construcción y establecimiento de un nuevo Hospital Psiquiátrico, construcción del nuevo edificio e instalaciones del Hospital Provincial de San Julián, construcción y establecimiento de la nueva Casa Cuna, construcción del nuevo Museo Arqueológico y construcción de la Granja Pecuaria Provincial.

            Además de su actuación al frente de la Diputación, cabe destacar en D. Antonio Gómez Picazo las publicaciones realizadas en relación con su actividad profesional.

 

DANIEL SILVESTRE MOROTE

 

            D. Daniel Silvestre Morote nació en Hellín en 1937. Licenciado en económicas, su vida profesional está dedicada a la administración de sus empresas y propiedades agrícolas.

            Presidente de la Hermandad de Labradores y Ganaderos de Hellín, fue ponente de la Comisión Agraria del Sudeste. En 1974 fue nombrado alcalde de Hellín y diputado provincial, cesando en ambos cargos en 1976 como consecuencia de la renovación de la Corporación Provincial y de su elección como presidente de la misma.

            De los tres años en que estuvo al frente de la Diputación de Albacete es de señalar el carácter marcadamente político que esta institución adoptó, coincidiendo con la inestabilidad generalizada del país en este periodo. Así, son frecuentes los acuerdos de repulsa contra los atentados terroristas de la época e, incluso, la expresión de disconformidad con algunas sentencias dictadas por la Audiencia Nacional en relación con la aplicación de la Ley de Amnistía. Por utilizar las propias palabras del Sr. Morote ( ... ) lamentablemente, la expresión de estas repulsas se ha convertido ya en una técnica en todas las sesiones, por lo que hay que plantearse si no debe hacerse ya alguna otra cosa, especialmente pedir justicia. En su alocución, señalaba que hacía ya meses había observado que si la paz de España ha de pasar por la amnistía, estoy conforme, pero, desgraciadamente, la amnistía se ha concedido y no ha servido para nada, por lo que procede exigir, más que amnistía, justicia.

            En el campo administrativo, lo más destacaba de este breve periodo fue el acuerdo de cesión gratuita de terrenos al Ministerio de Educación y Ciencia para la construcción de un Instituto Politécnico y Centro de Educación Especial.

            En 1976 fue elegido Albacetense del año por el diario "La Voz de Albacete", y el 28 de febrero de 1978, a propuesta del gobernador civil, condecorado con la Medalla al Mérito Civil.

 

ESTANISLAO VALERO SORIANO

 

            Nacido en La Recueja (Albacete) en mayo de 1898. Agricultor, militante del P.S.O.E., su elección como presidente de la Diputación se debió a la falta de acuerdo entre los partidos políticos con representación en el Pleno Provincial tras las elecciones municipales.

            En 1979, la Corporación quedó constituida por doce diputados de U.C.D., diez del P.S.O.E. y dos de¡ P.C.E., de tal forma que ninguno de los grupos, aun contando con la alianza entre comunistas y socialistas, reunía la mayoría absoluta, establecida en trece votos, que permitiera la elección de un presidente para la Diputación.

            El fracaso de las negociaciones entre los dos grupos de izquierda y el de U.C.D. fue de tal magnitud que este último se negó a asistir al pleno extraordinario convocado para la constitución de la Diputación, emitiendo un comunicado oficial en el que justificaba su actitud debido a que, anteponiendo el respeto por todas las personas mayores, lamentamos las circunstancias de edad y salud que, al parecer, se dan en el candidato previsto por los diputados del P.S.O.E. y P.C.E. para la Presidencia de la Diputación. Consta en el acta que lamentan la inexistencia real de verdaderas negociaciones.. no aceptando la responsabilidad y las consecuencias de no haber sido posible un acuerdo.

            El día 28 de abril, en segunda convocatoria, y tras haberse realizado las dos votaciones secretas previstas por la legislación con el resultado de empate a doce votos entre el candidato de U.C.D., D. Pedro Romero García, y los dos presentados por el P.S.O.E. y el P.C.E., D. Juan Francisco Fernández Jiménez, en la primera vuelta, y D. Estanislao Valero, en la segunda, se proclamó presidente a este último, al ser el diputado provincial de mayor edad.

            En este mismo acto, el presidente comunicó al Pleno que por decreto había nombrado vicepresidente a D. Juan Francisco Fernández Jiménez, Diputado del P.S.O.E. por Alcaraz, delegando en él, según el punto segundo de la parte dispositivo, la presidencia del Pleno y Comisiones Informativas, la representación de la Corporación y la toma de decisiones para el gobierno de la misma.

            El 9 de julio de 1979, D. Estanislao Valero presentó la dimisión de los cargos de diputado provincial por el Partido de Albacete y de presidente de la Diputación. El día 13 del mismo mes, tras haber llegado a un acuerdo con U.C.D., se eligió presidente de la Corporación a D. Juan Francisco Fernández y se nombró por decreto a D. Pedro Romero vicepresidente.

            Tras serie aceptada la dimisión, D. Estanislao Valero fue nombrado presidente de honor vilalicio. Falleció en La Recueja el 23 de septiembre de 1986.

 

JUAN FRANCISCO FERNÁNDEZ

 

            Nacido en Murcia el 17 de agosto de 1940, D. Juan Francisco Fernández Jiménez es ingeniero técnico agrícola. Posteriormente, cursó estudios de Ciencias Políticas y Económicas.

            Funcionario del Ministerio de Agricultura, tras aprobar las oposiciones de Agente de Extensión Agraria, en 1975 es destinado a la ciudad de Alcaraz, donde comenzó a desarrollar su actividad profesional.

            En 1979 fue elegido concejal por el Partido Socialista Obrero Español y diputado provincia¡ por el distrito electoral de Alcaraz. En esas fechas, tras la alianza suscrita con el P.C.E. para el gobierno de las corporaciones locales, es designado candidato para la Presidencia de la Diputación, enfrentándose al del partido de la oposición, U.C.D., D. Pedro Romero García. La falta de acuerdo entre ambas asociaciones políticas desembocó en el nombramiento de D. Estanislao Valero al confluir en él su condición de diputado de mayor edad y su candidatura, presentada en segunda vuelta, por los grupos socialista y comunista. D. Juan Francisco Fernández resultó elegido vicepresidente de la Diputación, ostentando, desde ese momento, la Presidencia efectiva en virtud de la amplísima delegación de poderes que recibió del presidente electo.

            En julio de 1979, tras alcanzar el consenso con el grupo de la oposición y producirse la dimisión de Estanislao Valero, es elegido presidente de la Diputación, otorgándose la vicepresidencia al grupo centrista.

            En 1983 vuelve a ser elegido presidente de la Diputación y diputado regional por Albacete. En 1987 es elegido Alcalde de Alcaraz y, de nuevo, presidente de la Corporación Provincial.

            De su gestión al frente de esta última administración son de destacar, entre otros, los siguientes logros y realizaciones:

            La creación, en 1979, de los Servicios Especiales de Prevención y Extinción de Incendios (S. E. P. E. l.), destinados a la salvaguarda de bienes y personas en caso de siniestro. Este Servicio abarca todo el territorio provincial, estando organizado a partir de los parques comarcales.

            En 1981 la Diputación abordó, en un intento descentralizador destinado a agilizar su funcionamiento, la reforma administrativa que configuró su estructura en áreas establecidas según las funciones y actividades de cada una de ellas.

            Es también en 1981 cuando la Diputación vuelve a abordar el problema que le planteó siempre la Asistencia Benéfica, servicio que se prestaba a través del Hospital Provincial de San Julián, que tradicionalmente había sido gravoso para la Administración. En esta fecha se acuerda la firma del convenio con el INSALUD por el cual este centro pasa por un período de noventa años, a ser gestionado por dicho Instituto. Como consecuencia de este traspaso, y al continuar como competencia privativa de las diputaciones la asistencia benéfica, se crea en 1986 el Centro de Atención a la Salud, destinado principalmente a la medicina preventiva y a la asistencia psiquiátrica, según las distintas modalidades que en el centro se ofrecen.

            Es también digna de destacarse la revalorización experimentada durante este periodo por los bienes inmuebles heredados de Dª Purificación Urrea, principalmente las fincas rústicas "Las Tiesas" y "Casa del Pozo", gracias, en buena parte, a su transformación en regadíos con cultivos de maíz y girasol.

            En este sentido ha sido fundamental la labor del Instituto Técnico Agronómico Provincial, creado en 1982.

            Por otra parte, la Diputación ha creado durante estos años una serie de servicios destinados a facilitar la gestión de las entidades más pequeñas y, consecuentemente, de menores recursos económicos. Destacan en este apartado el Servicio Provincial de Recaudación y los Gabinetes de Informática y Asistencia Técnica a Municipios.

            El Servicio Provincial de Recaudación se encarga, desde 1985, del cobro de los tributos de carácter real, de las tasas, arbitrios y exacciones municipales. Por su parte, el Gabinete de Informática, creado en 1981,mecanizó los servicios de la Diputación. Desde sus instalaciones presta apoyo técnico a los municipios de la provincia, elaborando los padrones de habitantes, la edición de listas cobratorias de tributos reales y locales y los recibos de las mismas, las nóminas, etc...

            En 1986 se abordó el plan elaborado desde la FEMP destinado a la instalación en los municipios de ordenadores personales, así como a la elaboración y mantenimiento de los programas necesarios para su funcionamiento, que, básicamente, son los de registro de entrada y salida, contabilidad, padrones, nóminas, tratamiento de textos...

            Durante su mandato, se ha apostado decididamente por el apoyo a la Universidad de Castilla-la Mancha. Así, la Diputación Provincial ha colaborado en la urbanización del Campus a través de los Planes Provinciales, financiando además el 50% del edificio de las facultades de Derecho y Ciencias Económicas (200 millones de pesetas). Por otra parte, la Corporación Provincial ha cedido los terrenos para la ubicación de la Escuela Politécnica y participa en la creación del Instituto Universitario de Desarrollo Regional. En este mismo ámbito de impulso cultural, en 1989 se crearon las Ediciones de la Diputación de Albacete.

            Juan Francisco Fernández Jiménez es miembro de la Comisión Ejecutiva de la FEMP y presidente de su comisión de Servicios Sociales. Designado "Verdadero Político del Año" en 1988 por el diario "La Verdad", propuso la concesión de la Medalla de Honor y Gratitud de la Provincia, en su categoría de Oro, a las siguientes instituciones y personas: Ala 14 de Aviación, D. José Prat García, Sor Josefina Muruzábal Esparza y Maestranza Aérea de Albacete.

            Pero, sin lugar a dudas, el mayor logro de las últimas corporaciones ha sido el impulso otorgado, principalmente por medio de los Planes Provinciales de Cooperación, a las obras municipales para la terminación de las infraestructuras urbanas que, al día de la fecha, alcanza al 80%, entre los distintos proyectos que esta actividad genera (pavimentaciones, alcantarillados, abastecimientos de aguas ... ).

 

EMIGDIO DE MOYA  JUAN

    Nació en Ossa de Montiel (Albacete) el día 28 de febrero de 1938, está casado y es padre de tres hijos.

    Ingresa en el Cuerpo de Maestros Nacionales en marzo de 1960.

    Es Diplomado en Técnicas Directivas (Dirección de Colegios Nacionales), por el Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Navarra (Noviembre, 1974).

    Es Diplomado en Matemáticas y Ciencias para Segunda Etapa, de EGB, por el ICE de la Universidad de Murcia ( Diciembre, 1975).

    En 1983 implanta y pone en funcionamiento el sindicato profesional ANPE (Asociación Nacional  de Profesorado Estatal) en Albacete.

    Se afilia al partido político Unión del Pueblo Español, que se integra posteriormente en Alianza Popular, resultando elegido por esta última formación, en el año 1983, Concejal del Ayuntamiento de Albacete, puesto que desempeña hasta 1987.-

    De 1991 a 1995 es elegido de nuevo Concejal del Ayuntamiento de Albacete por las listas del Partido Popular (antigua Alianza Popular) y Diputado Provincial, asumiendo la portavocía del Grupo Popular en la Diputación Provincial.

    Durante este período continúa siendo Secretario Provincial del Partido Popular de Albacete, cargo que ya ocupaba desde 1988.

    En los años que van de 1995 a 1999 asume la Presidencia de la Diputación Provincial de Albacete, de la que tomó posesión el día  19 de Julio de 1995, continuando por tercera vez como Concejal del Ayuntamiento de la Capital.

     Así mismo, el Congreso Provincial celebrado en Almansa, en noviembre de 1996, lo elige Presidente Provincial del Partido Popular de Albacete.

    En el mismo año 1996 es nombrado "Personaje del Año" por la cadena SER.

    Fue Pregonero de la Semana Santa albaceteña en marzo de 1997, por  encargo de la Junta de Cofradías.

    Como Presidente de esta Institución asume como objetivo prioritario la mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos de la provincia, a la vez que emprende acciones tales como:

    Dedicar una atención prioritaria a aquellos municipios más pequeños y alejados, más desfavorecidos, impulsando una política dirigida a su desarrollo, como mejora de las vías de comunicación y del las infraestructuras provinciales en general.

    Otro de los objetivos que considera fundamentales se centra en el desarrollo cultural para lo cual:

    A comienzos de la legislatura se crea la primera Orquesta Sinfónica de Albacete, integrada por profesores y alumnos aventajados del Real Conservatorio de Música (dependiente de la Diputación), así como del Conservatorio "Torrejón y Velasco" y profesores de la Banda Sinfónica Municipal, todos ellos bajo la diestra batuta del director de esta última, el maestro Fernando Bonete. Con ella, consiguió llevar a la mayoría de los municipios de la provincia un amplio repertorio de música sinfónica, dando la oportunidad de escuchar a sus vecinos, en vivo y en directo, grandes obras de música clásica, ya  que la orquesta se desplazaba para ofrecer estos conciertos, algo inédito hasta entonces.

    Se construye el Teatro de la Paz (1998),  como  una ayuda inestimable para la consecución  del anterior objetivo, siendo su público destinatario niños y jóvenes de toda la Provincia, para que pudiesen asistir a representaciones teatrales, conciertos y otro tipo de espectáculos en un recinto adecuado y específico para ello. La inauguración de dicho Teatro fue con un musical creado e interpretado por albacetenses, con un argumento también manchego, "En brazos de Cupido", queriendo con ello impulsar y dar a conocer a jóvenes talentos dramáticos-musicales de Albacete.

    Por otra parte, se ponen en marcha los Festivales de Teatro en Chinchilla, aprovechando  el marco incomparable del casco antiguo de esta hermosa villa medieval.

    Se inaugura el nuevo Centro Asociado de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en abril de 1999, ubicándose en las instalaciones del Colegio de la Milagrosa, propiedad de la Diputación Provincial, resultando ser uno de los más modernos de España. Además se crean extensiones universitarias en las localidades de Hellín y Villarrobledo y se potencia la ya existente en Almansa con nuevas especialidades.

    Se reanudan las excavaciones, largo tiempo abandonadas, de Livisosa, en el término municipal de Lezuza bajo la dirección del competente arqueólogo Profesor Uroz, Catedrático de la Universidad de Alicante.

    En materia sanitaria y de asistencia social, se traspasa el Centro de Atención a la Salud (CAS) al INSALUD  y se  incorpora la atención psiquiátrica al Complejo Hospitalario de Albacete, a la vez que se crea una Unidad de Agudos (1999) con tratamiento específico de la anorexia y la bulimia en el Hospital Perpetuo Socorro de esta Ciudad.

    Además se termina la Residencia para la tercera edad San Vicente de Paúl.

    Puso en marcha una iniciativa novedosa con el programa " Albacetenses en la Diáspora", invitando a pasar por la Diputación y a dar testimonio de sus vidas, siempre gratuitamente, a paisanos albacetenses, dispersos por el mundo, que habían destacado en cualquier aspecto de la actividad humana.

    En el año 2000 decide abandonar la actividad política, cesando libremente en todos sus cargos, con la satisfacción del deber cumplido y marchándose como entró, ligero de equipaje.

 

FRANCISCO SEGOVIA SOLANA

          Nació en Villarrobledo, está casado y tiene tres hijos.

          Estudió Bachiller y Filosofía en el Seminario de Albacete. Posteriormente realizó estudios de Filosofía y Letras y Psicología en la Universidad Complutense. Se licenció en Filosofía y Letras, en las ramas de Lingüística y Literatura Hispánica. Trabajó mientras realizaba sus estudios para poder llevarlos a cabo.

          Francisco Segovia ha sido Concejal del Ayuntamiento de Villarrobledo desde 1979. Diputado Provincial, Diputado Nacional por la provincia de Albacete (durante dos legislaturas), influyendo durante esta época en la creación del Instituto "Cervantes" y en la creación del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Villarrobledo. Delegado Provincial de Educación y Cultura y Alcalde de Villarrobledo desde 1991 al 2001.

           Vicepresidente de la Federación de Municipios y Provincias de Castilla-La Mancha y Presidente de la Comisión de Agricultura de esta Federación. Miembro del Consejo Económico y Social de Castilla-La Mancha, en el grupo de expertos.

           Mantiene una profunda afición por la lectura y colabora escribiendo en distintas revistas de su especialidad. Bien relacionado con las instituciones nacionales, regionales y provinciales, y considerado dentro de su partido (ingresó en el PSOE en 1976 y ha sido Presidente de la Agrupación Local Socialista de Villarrobledo).

           El día 13 de junio de 1999 fue elegido mayoritariamente por los ciudadanos de Villarrobledo para continuar como Alcalde de esta ciudad, cargo del que tomó posesión el sábado 3 de julio de 1999.

            El comité Provincial de PSOE, ratificando por unanimidad la propuesta de nominación realizada por la Comisión Ejecutiva y la Comisión de Listas, le nombró candidato a Presidente de la Diputación Provincial de Albacete, cargo que prometió el miércoles 21 de julio de 1999.

          Ambos cargos, Alcalde de Villarrobledo y Presidente de la Diputación los abandonó en abril de 2001.

 

PEDRO ANTONIO RUIZ SANTOS

           Nacido en Villarrobledo el 30 de julio de 1967, está casado y es padre de una niña.

          Es licenciado en Derecho, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, además de haber realizado cursos de Práctica Jurídica y otra formación complementaria, cursos semanarios, etc.

          Pedro Antonio Ruiz Santos ha ejercido la abogacía desde el año 1993 al 1999, año en que pasó a colegiación como no ejerciente por incompatibilidad con cargo, desempeñando desde agosto de ese mismo año 1999 un puesto de Técnico Jurídico en esta Diputación.

           Militante en el Partido Socialista desde 1992, ha sido miembro de la Ejecutiva Local de Villarrobledo desde 1993, del Comité Provincial desde 1996, y del Comité Regional desde el año 2000. Desde Noviembre del año 2000 es Secretario General de la Agrupación Local de Villarrobledo.

          Gran aficionado a todo tipo de deportes, sobre todo el fútbol y el balonmano. Como jugador de balonmano ha participado en el equipo federado del CAB Villarrobledo hasta que finalizó sus estudios de derecho. Entre otras aficiones destacan la música, el cine, el teatro y, sobre todo, compartir sus ratos de ocio con su familia y amigos.

          Entre los cargos públicos que ha desempeñado están, miembro del Consejo Provincial del INE por designación de la FEMP, Concejal del Ayuntamiento de Villarrobledo, en la legislatura de 1995 a 1999 como Responsable de Gobierno Interior y Personal y en la actual como Responsable de Promoción Económica hasta su toma de posesión como Alcalde de Villarrobledo, el 8 de mayo de 2001, condición que mantiene en la actualidad. Miembro del Grupo de Acción Local de la Mancomunidad Mancha Centro, desde 1998 y hasta marzo de 2001, pasando entonces a ser Delegado Provincial de Industria y Trabajo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Albacete. El 19 de mayo de 2001 accede a la Presidencia de esta Diputación siendo nuestro actual Presidente.