Información General Fondo Diputación Otros Fondos Presidentes Exposiciones Fuentes Estudios Videoteca

 

 

El Ministro de Estado condecorando al gobernador civil don  José Aparicio Albiñana en 1935.

    José Aparicio Albiñana. Nació en la Alcúdia de Crespins en 1880 y falleció en Valencia en 1950. Periodista y escritor ingresó en el Partido Liberal de Santiago Alba pasando posteriormente, al Partido Republicano Radical, tras las elecciones de noviembre de 1933, fue nombrado gobernador civil de Jaén. En opinión de Paul Preston ( http://www.laguerracivilenjaen.com/): " pese a su conservadurismo, fue un republicano con cierto talante liberal. Desde el momento de su llegada a la provincia de Jaén, Aparicio Albiñana fue objeto de continuas presiones por parte de la derecha local. Puso de su lado los acuerdos vigentes sobre las condiciones de trabajo negociados por los Jurados Mixtos pero cada vez que intentaba mediar y hallar una solución equilibrada para los intereses de ambas partes, las quejas de la derecha fueron tan ensordecedoras que el Gobierno ordenó su trasladó, sin más, a la provincia de Albacete". 

    En Albacete, la actuación de Francisco Albiñana fue criticada por las fuerzas de izquierda, ya que  llevó a cabo una labor de depuración en los ayuntamientos de la provincia sancionando a varios alcaldes.  La crisis más grave de su gestión fueron los sucesos de octubre de 1934.   El estado de alarma  decretado el 23 de septiembre de 1934 (Boletín Oficial de la Provincia del día 24)  supuso un recorte de las libertades, que se prolongó varios meses intensificándose las inspecciones gubernativas y la suspensión de ayuntamientos constitucionales, el cierre de la Casa del Pueblo y de sociedades obreras, la retención de escopetas de caza y los continuos atropellos de la Guardia Civil contra asociaciones obreras.

    En Villarrobledo, la noche del 5 de octubre se produjo la explosión de una bomba que cortó el fluido eléctrico de la ciudad. En la madrugada del día  6, un grupo de revolucionarios se dirigió a la estación de ferrocarril disparando contra el expreso Sevilla - Barcelona y cortando las comunicaciones telegráficas y telefónicas. Otros, prendieron fuego al ayuntamiento, a la iglesia de San Blas y a la sede de Unión Agraria , haciéndose fuertes en el círculo mercantil y en la plaza de abastos. Los enfrentamientos con la Guardia Civil se prolongaron toda la noche, hasta que, a la mañana siguiente, llegaron los refuerzos procedentes de Albacete. Resultaron muertos cuatro revolucionarios, entre ellos Antonio Marván Santos, secretario del Jurado Mixto de Villarrobledo y se detuvo a 212 personas, entre los que se encontraban Juan Solares Encinas y Juan Tobarra Molina, médicos de la localidad.
    El día 6 de octubre, en Tarazona de la Mancha se produjeron tiroteos en la Plaza Mayor y unos doscientos socialistas tomaron el consistorio donde  permanecieron encerrados hasta la madrugada, retirándose a sus casas cuando se enteraron de que la Revolución no había sido secundada en la mayor parte de España, se detuvo a 113 personas, 8 de ellas heridas.   
    La relaciones de Aparicio Albiñana con la Iglesia fueron aceptables y defendió la celebración de la Semana Santa,  lo que le valió las críticas de los republicanos de izquierdas. El alcalde de Tarazona de la Mancha mantuvo la prohibición de ésta en 1934 ante los posibles altercados públicos y fue destituido del cargo. También hubo incidentes, aunque de menor importancia, en otros puntos de la provincia: Albacete, Almansa, Hellín, Minaya, Barrax ,  El Bonillo y  en Caudete falleció un guardia civil.

      A comienzos de 1934 solicitó para Albacete una compañía de Guardias de Asalto que llegaron a la ciudad en 1935, paralelamente a su llegada preparo un homenaje a la Guardia Civil que se celebró el 15 de septiembre de 1935 con la asistencia del Presidente del Gobierno, Alejandro Lerroux, y el Ministro de Estado, Juan José Rocha. Dimitió en diciembre de 1935 siendo designado para sustituirle Emilio Bernabeú Novalbos. (Sepúlveda Losa,  Republicanos tibios.... p. 173 - 175 y 239 - 241)

Escribió el libro ¿Para qué sirve un Gobernador?.

 

  José Aparicio Albiñana en su despacho del Gobierno Civil de Albacete.
Foto: Luis Escobar. Biblioteca Digital de Castilla - La Mancha